El Edge Computing ha conquistado el entorno de la infraestructura TI. En 2018, el 10% de los datos generados por las empresas se crearon y procesaron fuera del centro de datos centralizado convencional o el cloud; según Gartner, para 2025 esa cifra será del 75%. En cuanto a los ingresos, MarketsandMarkets prevé que el mercado global pase de los 2.800 millones de USD de 2019 a 9.000 millones de USD en 2024, lo que supone un crecimiento de casi el 27% anual. 

Dado que el Edge es relativamente nuevo en el debate sobre el procesamiento y el almacenamiento de datos, se está escribiendo mucho al respecto y parte de la información puede resultar contradictoria. Así que, para intentar aportar algo de claridad, hemos recopilado algunas preguntas frecuentes habituales sobre el Edge.

 

¿Qué es el Edge Computing?

La explicación sencilla es que un sistema Edge coloca la capacidad de procesamiento lo más cerca posible del punto en el que se generan y utilizan los datos, en lugar de colocarlos en el núcleo de la red. Estas son las ventajas de esta proximidad:

  1. Reducción de la latencia.
  2. Reducción del ancho de banda necesario para enviar los datos hasta el cloud. 
  3. Acceso a la información en tiempo real.

La proximidad es muy beneficiosa para las aplicaciones con muchos datos que se conectan e interactúan con máquinas y también requieren análisis continuos. Dado que los sistemas Edge reducen la presión sobre el ancho de banda, a menudo este enfoque también deriva en una importante reducción de los costes para una empresa. 

Es importante tener en cuenta que los sistemas Edge no han sido diseñados para eliminar la dependencia del cloud. En la instalación típica del Edge, solo se procesan y analizan localmente los datos más importantes y el resto se traslada al cloud. Pongamos los automóviles autónomos como ejemplo; los datos más importantes necesarios para ayudar al vehículo a navegar de manera segura y precisa, como los sensores, los radares, los escáneres y la visión por ordenador, se procesan de inmediato, mientras que los datos de menor prioridad se envían al cloud. En este caso práctico, el Edge supone un alivio para la enorme presión ejercida sobre el ancho de banda: un solo vehículo autónomo genera 30 terabytes de datos al día. 

De modo que, en pocas palabras, el Edge acerca la informática al punto de uso, abriendo el ancho de banda, minimizando los costes de almacenamiento y permitiendo un análisis e información en tiempo real.

 

¿Por qué el Edge Computing es cada vez más popular?

La principal motivación del Edge son las enormes cantidades de datos que se generan y utilizan en el entorno de IoT y la industria 4.0 actual, donde los análisis se utilizan para optimizar la productividad. Se estima que este año hay unos 31.000 millones de dispositivos IoT instalados en todo el mundo; para 2025, Security Today prevé que esta cifra alcance los 75.000 millones y los sistemas Edge serán esenciales para satisfacer las necesidades de procesamiento de los datos. Más allá de las necesidades industriales, también contamos con servicios de transmisión de entretenimiento, aplicaciones y otros elementos con una gran cantidad de datos, que requieren un gran ancho de banda y se benefician de la entrega a través del Edge.

Todos estos datos que fluyen de un lado a otro del cloud están ralentizando las velocidades a las que podemos recopilar y procesar los datos, lo que lo convierte en una opción insostenible para la mayoría de las organizaciones. A pesar de su potencia, el cloud no está diseñado para procesar datos en tiempo real y el coste y la disponibilidad del ancho de banda lo hacen poco idóneo para aplicaciones que requieren velocidad.

 

¿Dónde se instala el Edge Computing?

La instalación del Edge se puede estructurar en torno a un solo rack ubicado en el suelo de la fábrica o en el espacio del almacén o llegar a convertirse en un centro de datos tipo Spine o Edge en un espacio independiente y prediseñado, como un contenedor o una sala modular. Independientemente de su tamaño, la instalación del Edge debe ser compatible con todos los componentes de la instalación de TI: aplicaciones de TI, climatización, distribución de corriente, monitorización y seguridad física.

El Edge Computing se utiliza en casi todas las industrias del mundo para reducir la dependencia del cloud y acelerar el análisis. Es una solución muy valiosa cuando la conectividad es limitada, como en zonas rurales e instalaciones remotas de petróleo y gas. Estos son algunos ejemplos de uso típicos para los sistemas Edge:

  • Organizaciones que utilizan la videovigilancia para supervisar las amenazas y los riesgos, como el ejército, las zonas industriales u obras y la gestión de almacenes y de propiedades.
  • Una sucursal en la que los servidores locales y la infraestructura ayuden a satisfacer las necesidades de los empleados en lugar de tener aplicaciones y datos conectados a la oficina principal.
  • Empresas de telecomunicaciones que desean mejorar la transmisión, acercando el contenido al máximo posible a los suscriptores para reducir la latencia y aliviar el ancho de banda del centro de datos.
  • Municipios que necesitan regular los servicios públicos y supervisar y responder a emergencias meteorológicas y delitos.
  • La industria de servicios financieros, en la que la reducción de la latencia de los datos, aunque sea en unos milisegundos, mejorará el rendimiento de los algoritmos que informan acerca de las decisiones de compraventa.
  • Las industrias del petróleo y el gas, el transporte y la energía que desean eliminar el enfoque de mantenimiento tradicional de esperar hasta que se rompa para sustituirlo por uno que predice las necesidades con el objetivo de minimizar el tiempo de inactividad.

Resolución de problemas con el Edge Computing

Para muchas empresas, el Edge Computing representa un gran cambio tanto en las operaciones como en la tecnología de la información distribuida. Ya hablamos sobre mejores prácticas de monitorización para Edge Data Centers en una publicación anterior, pero vale la pena recordar algunos de los desafíos asociados con el cambio al Edge.

  • Gestión de los costes de refrigeración: Es posible que las organizaciones que buscan aprovechar las ventajas de una implementación de Edge no cuenten con la infraestructura para refrigerar adecuadamente los equipos de TI dentro de los racks. En lugar de instalar unos costosos sistemas de filtración de aire y climatización en el espacio, existen varias opciones que comprenden desde sistemas de refrigeración montados en un solo rack hasta la refrigeración líquida: la solución ideal para densidades de potencia de múltiples racks de 20 a 30 kW o una instalación de Spine o Edge Data Center completa de hasta 200-300 kW. Los métodos de refrigeración líquida más eficaces para Edge son los sistemas de circuito cerrado, en los que los racks y los intercambiadores de calor funcionan exclusivamente entre sí, optimizando el flujo de aire y la eficiencia.
  • Preparación de las instalaciones: Las nuevas implementaciones a menudo requieren invertir en la infraestructura, con equipos como generadores de reserva, transformadores y conmutadores. Una evaluación previa de las instalaciones y sus sistemas eléctricos y mecánicos es fundamental para que la implementación de Edge sea un éxito.
  • Previsión de una implementación escalable: Para garantizar que la implementación de Edge esté preparada para el futuro, la instalación debe estar diseñada para ser flexible y tener la capacidad de añadir accesorios rápidamente, reconfigurar el rack para adaptarse a diferentes tamaños de equipos, compartimentar para que los equipos de TI y de alimentación puedan instalarse en el mismo rack, y aplicar diferentes métodos de refrigeración al mismo rack.

La mejor manera de asegurarte de que aprovechas al máximo las ventajas del Edge Computing es trabajar con un partner experimentado que pueda proporcionar los equipos y la asistencia necesarios para trasladar las operaciones de procesamiento y almacenamiento de tu centro de datos local al Edge.

Rittal ofrece una gama completa de soluciones y servicios Edge para implementar rápidamente tu instalación Edge.

 

Para conocer los diferentes escenarios de peligro y las medidas que podemos adoptar para hacer frente a las amenazas físicas que pueden poner en peligro cualquier centro de datos, descarga el White Paper:Seguridad física en la tecnología TI y en centros de proceso de datos. Aquí encontrarás las respuestas a las preguntas más habituales y aprenderás cómo hacer que el cambio beneficie a tu organización.

Nueva llamada a la acción